Libérate de esa relación tóxica
183 views

Libérate de esa relación tóxica

diciembre 7, 2018

Hemos visto mucho últimamente en redes sociales que se habla de las relaciones tóxicas, y sí, es muy importante que empecemos a platicar más a fondo de este tema.

Contrario a lo que las redes sociales nos hacen pensar, una relación tóxica de cualquier tipo no es digna de presumir ni de tomarlo a broma, ya que en realidad, como su nombre lo dice si nos intoxica y envenena nuestras vidas.

Empecemos por describir una relación tóxica: una relación tóxica es aquella en la que en vez de crecer y sentirnos plenos, nos desgasta y hace daño, por decirlo de algún modo “va matando” algo de ti. Las relaciones tóxicas no sólo se ven en forma de relaciones de pareja, podrías tener una con tus amigos, con tu familia o inclusive con el trabajo y la comida.

Darse cuenta quizás no es lo más difícil,  ya que si hay algo en tu vida que te hace sentir menos o que simplemente te ha hecho entrar en depresión, quiere decir que no debería de estar en tu vida, y lo sabemos; lo difícil es querer y lograr salir de ella.

¿Por qué no lo hacemos?

Generalmente es por miedo. En el caso de las parejas es el no querer quedarnos solos, empezar de nuevo o simplemente aceptar que nos equivocamos y algo volvió a fallar. Con la familia cercana tenemos ese sentimiento en el que no importa como seamos o como nos trate tenemos que aguantar lo que sea, y en el caso de situaciones como la comida o el trabajo, nos cuesta muchas veces decir que no, aunque sea necesario.

Y ahora viene lo más importante: ¿Qué puedo hacer al respecto? Lo más importante es aceptar que hay algo que no nos está haciendo mal y que tenemos que cambiar en nuestras vidas, y que nos va a costar mucho trabajo y probablemente dolor, pero lo va a valer.

Para los siguientes pasos lo mejor será atacarlos dependiendo la situación.

a)Relación interpersonal: En todos los casos, lo primero será hablar con la persona en cuestión y decirle qué actitudes nos están haciendo daño y pedirle que paren, también es muy importante escuchar si algo nos tiene que decir la otra persona y aceptar si hay algo que estemos haciendo mal. Si estos comportamientos no paran, o ya se ha convertido en violencia, no es bueno darle segundas oportunidades a esa relación y sal corriendo de ella.

b) Relaciones laborales:  Si estás en un trabajo que ha dejado de hacerte bien y no encuentras nada bueno en el, quizás sea momento de optar por un nuevo empleo. Esto aplica cuando la situación laboral se ha vuelto pesada, no te respetan o a tus tiempos y ya lo has platicado con tus jefes sin ningún cambio, ya que si aún te gusta tu empleo y ves posibilidades de solucionar estos problemas vale la pena una oportunidad más.

c) Actitudes: Este quizás sea el punto más difícil, ya que si tu mismo te estás llevando al quiebre no te queda más que trabajar muy duro en ti. Si tu problema es con la comida o con alguna adicción, hasta tu manera de gastar, los límites te los tienes que poner tu misma y hacerte responsable 100% de lo que haces. Estos comportamientos generalmente son accionados por otra situación en tu vida y es momento de revisar tu vida.

Share on Twitter Share on Facebook